L'EDIFICI ////////////

La Seca toma el nombre del edificio de La Seca Real o Real Fábrica de Moneda de la Corona de Aragón. La palabra seca, en castellano ceca, tiene origen en la palabra árabe sekka, que significa ‘lugar donde se fabrica moneda’. La vieja fábrica tiene una historia de al menos cinco siglos, ya que se cuñó moneda de manera discontinua entre 1441 y 1881, pero el edificio es más antiguo, probablemente del siglo XIII o anterior. En todo caso, el mes de Julio de 1441 el rey Alfonso V otorgó a su consejero, Leonardo de Sos, el derecho de cuñar moneda, y se cuñaron en “florines, ducados, escudos, luises y treintenas”. En el año 1836, todavía se batían pesetas con la inscripción “Principado de Cataluña”. En la documentación que se conserva en “la Casa de l’Ardiaca” consta que La Seca de Barcelona dejó de cuñar moneda en el año 1881. Después de su cierre, acogió un taller de adobos, un almacén de droguería y una discoteca. El Ayuntamiento compró las instalaciones y en el año 2009 se realizó un concurso para la concesión de su explotación.

El edificio, ubicado en el carismático barrio del Born, a pocos metros del Museo Picasso, de la iglesia de Santa María del Mar y del antiguo Mercado del Born, se encuentra en una de las zonas de la ciudad que se está convirtiendo en referente de toda una generación interesada en los movimientos más vanguardistas de nuestra sociedad. Desde hace unos años, es constante la apertura de nuevos establecimientos, dedicados a la restauración, la moda y el arte en general.

 

HISTÒRIA ////////////

La finca número 40 del carrer dels Flassaders constitueix una part de l'espai que va ocupar l'antiga fàbrica de la moneda de la Seca de Barcelona. L'edifici que s'ha restaurat, situat entre mitgeres i amb planta baixa i dues plantes de pis al voltant d'un pati o terrat central, és de mitjan segle XVII, tot i que conserva algunes estructures baixmedievals. Ha sofert també transformacions posteriors significatives, com la de la planta baixa en una sola nau. La intervenció arquitectònica s’ha basat en la compatibilitat entre la preservació històrica i patrimonial i el nou ús d'edifici públic.

La proposta ha mantingut la tipologia i les característiques formals principals de l'edifici existent i hi ha introduït dos elements nous que permeten millorar el funcionament interior i fer ressaltar l'arquitectura històrica: d'una banda, un espai buit que comprèn tota l'altura i que relaciona interiorment el conjunt, vinculat a una nova escala a l'interior de la torre, i que exteriorment regularitza el perímetre del pati; i de l'altra, una construcció pont que uneix a la planta segona les dues ales de l'edifici, cosa que fa possible el recorregut continu i circular dels nous espais interiors i delimita l'espai del pati com a sala d'actes descoberta.